Todo lo que necesitas saber sobre los grupos de cristales + cómo usarlos

Normalmente, cuando algo se describe como un racimo, se espera un desorden caótico. Un grupo de cables, un grupo de coches, un grupo de personas… la palabra en sí misma es suficiente para darte ansiedad. Considere los grupos de cristales como la excepción a la regla. De hecho, si es ansiedad lo que tiene, un grupo de cristales puede ser el remedio.

Estas hermosas formaciones ocurren cuando múltiples puntos de cristal se forman en la misma matriz. En lugar de tener la energía atestada o enrevesada que podrías esperar, los muchos puntos en los grupos trabajan todos juntos para proporcionar una energía unificada que emana hacia fuera de su base compartida. Los puntos de cristal son amplificadores, y los puntos que ocurren en los cúmulos no son diferentes. Amplifican la energía que les inculcas. Por esta razón, los cúmulos son cristales ideales para el hogar y la decoración.

Racimos de cristal para el hogar

Los grupos de cristales no sólo irradian la energía de su intención al espacio que los rodea, sino que también absorben y purifican cualquier negatividad que quede en la habitación. Las propiedades curativas específicas de cada grupo serán diferentes según el tipo de mineral que sean, pero la capacidad de los grupos para elevar las altas vibraciones de su entorno es una constante. Algunos de los mejores clusters de cristal para usar para sus mejoras energéticas en el hogar son:

  • Cristales de fluorita de color púrpura oscuro para el bienestar y la calma en la sala de estar o el baño.
  • Racimos de zanahorias en la cocina para nutrir el apoyo y el amor incondicional.
  • Grupo de cristales de amatista en el dormitorio para facilitar un mejor sueño + intuición en las relaciones
  • La kyanita azul en la sala familiar para la honestidad + la comunicación abierta
  • El espíritu del aura, el cristal de cuarzo y la apofilita para cualquier habitación que pueda usar una dosis de pura alegría + imaginación

Meditación del grupo de cristales

Debido a la naturaleza cruda de los grupos de cristales, puede ser difícil saber exactamente cómo se supone que debes implementarlos en tu práctica de meditación. No son tan intuitivos como las esferas o las palmeras, los grupos son un poco torpes, lo que puede hacerlos más difíciles de manejar. Si tu racimo es demasiado pesado o difícil de sostener incluso cuando se usan dos manos, ¡está bien! Puedes usar un racimo en la meditación, ya sea poniéndolo frente a tus pies mientras estás sentado, poniéndolo sobre tu cabeza mientras estás acostado en el suelo, o poniéndolo sobre tu cuerpo mientras estás acostado. Saber con qué chakras o áreas del cuerpo espiritual responderá mejor la piedra te ayudará a guiarte en dónde colocarla.

Grandes redes de cúmulos de cristales

El poder de amplificación natural del cúmulo permite que sea particularmente beneficioso cuando se coloca en el centro de una red. Por ejemplo, los cúmulos de cristales apofílitos son piedras intensamente calmantes. Usar un cúmulo de apofilita en el centro de una rejilla para calmar, y rodearlo con piedras como la selenita, el cuarzo rosa, la amatista, la ágata de encaje azul y la lepidolita le ayudará a maximizar la energía liberadora de estrés en su espacio. Para elevar todo tu hogar con vibraciones brillantes y limpiadoras, no hay nada mejor que un glaciar de selenita Naica en el centro de una red para la felicidad. Alrededor del selenito, considere las vibraciones soleadas de la cornalina, un cristal de citrino, un cristal de piedra solar, cuarzo de aura y una piedra de calcita naranja.

Pequeñas redes de cúmulos de cristales

Si quieres crear una pequeña rejilla en tu escritorio o en un altar sagrado, prueba con un pequeño grupo como una gema de aragonito o un cristal de pirita en bruto. Si el miedo o la negatividad te impiden disfrutar de momentos felices, despierta tu capacidad de disfrutar de la vida creando una pequeña red para liberar la negatividad y el miedo en tu altar sagrado. Comienza con un grupo de estrellas de aragonito en el centro, y trabaja hacia afuera con trozos de turmalina negra, jaspe rojo, piedra prasiolita y piedra jaspe dálmata.

Para su escritorio en el trabajo, una pequeña red cristalina para la prosperidad con un grupo de pirita en el centro es la energía ideal para establecer. Rodea la pirita con cristales para la riqueza. Estos serán principalmente sus cristales verdes y dorados conocidos por abrirle a la suerte y la oportunidad, como la aventurina, el citrino y el jade. Añade un par de cristales de cuarzo claro a la mezcla para mejorar tu energía y un granate para aumentar el rendimiento en el trabajo. Tu jefe puede agradecérnoslo más tarde.

Consejo profesional: Para aquellos que no puedan engañar a su escritorio de trabajo con rejillas de cristal, también pueden colocar un pequeño grupo de pirita en su tarjeta de visita. Esto programará la pirita para mantener la intención de prosperidad mientras trabajas.

¡Compártelo!