El Equilibrio Perfecto

Imagínate que estás afuera, junto a un hermoso lago, disfrutando de la perfección de tu entorno. Te sientes cómodo, relajado, como si fueras una parte importante de todo esto. Estás tan en armonía que es como si pudieras escuchar a la naturaleza hablándote.

Ves pasar a un cisne y el cisne piensa por sí mismo: “Qué maravilloso es ser un cisne. Puedo tomarme mi tiempo; la vida es serena. Soy elegante y hermoso. Todo está bien en el mundo”.

Y entonces te das cuenta de que un águila vuela alto, y el águila está pensando: “Ah, qué alegría es ser un águila. Soy fuerte y libre. ¡Esto es la vida!”

Un colibrí pasa volando y se puede oír que el colibrí está pensando: “Me estoy divirtiendo mucho en este glorioso día. Hay mucho que ver y hacer. Me alegro de ser un colibrí y de poder moverme fácilmente a todas las cosas que amo”.

Todo en la naturaleza tiene un propósito. Todos estamos conectados. Si te sientas entre los árboles y miras al cielo azul, sabes que eres una parte importante de esta conexión. Respiras profundamente y sientes una sensación abrumadora de gratitud y paz.

Ahora, imagina que estás en el mismo lugar, a la misma hora. Cuando escuchas a la naturaleza hablarte las cosas son un poco diferentes.

Ves pasar a un cisne y el cisne piensa en sí mismo: “Oh, Dios. ¿Por qué estoy atrapado siendo un cisne? Preferiría ser como ese pequeño colibrí. ¡Quiero revolotear así! Me siento tan gordo flotando aquí en este lago ridículo”.

Entonces el águila vuela por encima, y tú lees sus pensamientos: “Vaya. Mira ese cisne de ahí abajo. Tiene una buena vida. ¿Por qué no puedo quedarme en el lago? En vez de eso, estoy aquí arriba trabajando muy duro. Esto no es justo. Prefiero ser un cisne”.

Entonces el colibrí pasa volando y piensa: “¿En serio? Ese águila es tan afortunada. Ella está allá arriba con una gran ventaja. Puede llegar tan lejos sin mover las alas. ¡Estoy aquí abajo bombeando un millón de batidos por minuto! Quiero ser un águila“.

De alguna manera, este segundo escenario no tiene sentido, ¿verdad? Porque así no es como funciona la naturaleza! Y sin embargo, esto es exactamente lo que hacemos como seres humanos todo el tiempo. Luchamos contra nuestra propia naturaleza. Nos comparamos entre nosotros. Creemos que siempre tenemos que ser más delgados, más bellos, más exitosos, más algo, cualquier cosa! Cuando la verdad es que somos inherentemente perfectos. Si llevamos sobrepeso, o estrés, o nos sentimos mal con nosotros mismos es porque estamos desequilibrados, nuestras vidas están desequilibradas de una manera u otra. Podemos encontrar ese estado perfecto de equilibrio y recuperar nuestra fuerza, confianza y energía para ser lo mejor que podamos ser.

Lo más importante que podemos hacer por nosotros mismos, para ser más saludables y felices, cuerpo, mente y espíritu, es saber quiénes somos. Algunos de nosotros somos cisnes, otros son águilas y otros son colibríes. Cada ser es válido, cada ser tiene valor, y cada ser trae sus dones únicos al mundo. Cuando nos conocemos a nosotros mismos, y a nuestra propia naturaleza, permitimos que lo mejor de nosotros mismos brille. La naturaleza opera a través de nosotros. Entonces, ¿por qué estamos luchando?

El Ayurveda es la “Ciencia de la Vida” de 5.000 años de antigüedad de la India. Explica la naturaleza de todo en el universo. Nos enseña a vivir en armonía con la naturaleza, conociendo las conexiones que compartimos. El Ayurveda es todo sobre el equilibrio, y esto es algo que necesitamos urgentemente hoy en día.

Hay muchas cosas que nos alejan de nuestro estado de equilibrio. Estamos estresados y sobrecargados de trabajo. Comemos en exceso y tenemos sobrepeso. Nos esforzamos demasiado y gastamos demasiado para terminar cansados, hambrientos, endeudados y viviendo en un desastre. Mira todas las “cosas” extras que llevamos con nosotros. ¡Tenemos que relajarnos! Necesitamos deshacernos del estrés, las cargas, las deudas y las distracciones y concentrarnos en lo que es bueno para nosotros, en lo que nos sirve. La comida es una gran parte de todo esto. Usamos la comida para calmar nuestras emociones, para llenar nuestras barrigas cuando sentimos una falta en alguna parte de nuestras vidas. Caemos en hábitos con la comida y otras cosas que pensamos que son más fáciles, y estos se vuelven irracionales y robóticos para que no veamos ninguna otra posibilidad o potencial para nosotros mismos.

Es hora de volver a la naturaleza, de volver a lo básico, de volver al equilibrio. ¿Y qué mejor manera que recurriendo a una práctica que ha sido probada y veraz durante todos estos siglos? El Ayurveda es una “ciencia hermana” del yoga y la meditación. Que mejor forma que empezar a aplicar la ciencia de la Ayurveda en nuestras vidas.

¡Compártelo!