Beneficios Emocionales y Físicos de la Meditación

Fui a un astrólogo ayurvédico hace muchos años y me miró y me dijo: “Estás en una encrucijada en el camino – un camino llevará al caos y otro a la paz”. Por supuesto que quería tomar el camino que conduce a la paz. Me preguntaba qué tenía que hacer. Me dijo que necesitaba aprender a meditar.

La palabra “meditar” tiene una imagen común. Una persona sentada sobre una almohada, con las piernas cruzadas y las manos apoyadas sobre las rodillas. La idea de esta imagen es un error común. La meditación es la práctica de encontrar la quietud interior. Aprender a estar quieto el tiempo suficiente para escuchar la voz dentro de ti. Para encontrar la verdadera quietud uno no siempre tiene que estar quieto. Caminar en la naturaleza, bailar al ritmo de la música o cantar durante 15 minutos puede traer la misma quietud mental que sentarse en una almohada. Para los humanos cada día es diferente, algunos días tenemos más energía que otros. Con la meditación lo más importante es conocerse a sí mismo lo suficiente como para cambiar a la meditación que funciona para un día determinado – ¿es un día activo o un día tranquilo?

persona meditando

La meditación es el regalo que continuamente se da. Cuando tu mente se queda quieta, tu respiración se hace más profunda, lo que trae una sensación de relajación al cuerpo físico. La meditación ayuda a disminuir el estrés y a abrir la mente para pensar más claramente. Además, los estudios han demostrado que la meditación reduce la presión arterial, reduce los niveles de azúcar en la sangre, aumenta la circulación y mejora la salud mental. Cuando empieces a practicar la meditación te moverás del camino del caos al camino de la paz.

¡Compártelo!